quinta-feira, 13 de agosto de 2015




Es claro que lo mejor
 no es la caricia en sí misma 
sino su continuación 






 Mario Benedetti